Peleng | 11. Consejos y consideraciones prácticas

Como ya hemos ido viendo a lo largo de esta Guía Práctica, el Peleng 8mm f3.5 fisheye es un objetivo al que, para sacarle todo el jugo que nos puede dar, hay que aprender a domarlo.

Y para domarlo, hay que experimentar, hacer muchas fotos, ver fotos de otros, y ser muy crítico con las propias.

Aquí van algunos consejos y consideraciones prácticas:

  • Aprende a manejar el objetivo. No te conformes con hacer fotos. Intenta hacerlas técnicamente bien. Aprende a preenfocar manualmente, en función de lo que quieras tener enfocado. No te olvides jamás del Anillo lock-unlock y asegúrate de estar usando siempre el diafragma más cerrado que te puedas permitir. Intenta imaginarte qué elementos aparecerán en la foto, antes de mirar por el visor; Esto te servirá para ir trabajando la creatividad con este objetivo, y saber siempre desde dónde y cómo tienes que hacer la fotografía que quieres sacar.

BMO Field, en Flickr
BMO Field, de Nelson Cruz.
  • Expón correctamente. Alterna entre los modos de prioridad a la apertura (Av) y Manual (M), hasta que domines ambos; En el de prioridad de apertura, aprende a compensar la exposición. Comprueba el histograma después de cada fotografía, y observa los distintos resultados que obtienes al usar la medición puntual, promediada al centro, promediada, etc. Ten especial cuidado cuanto tengas fuentes de luz en el encuadre, como el sol en un paisaje o farolas en una foto nocturna. Acostúmbrate a que la escena captada por tu Peleng en la mayoría de los casos incluye diferencias de luz mayores de las que el rango dinámico de tu cámara te permite captar; en muchos casos será inevitable tener zonas muy oscuras y zonas quemadas. Dispara en RAW siempre que puedas; Te permitirá corregir esos problemas de luminosidad. Conoce a qué velocidades te puedes permitir disparar a pulso sin trepidación (En mi caso 1/13 si estoy tranquilo o puedo apoyar el cuerpo en algo) y baja el ISO todo lo que puedas.

The unknown, en Flickr
The unknown, de Hamburguer Jung.
  • Sé creativo. Si hay un objetivo que te abre campo para la creatividad y la experimentación es éste. Dispara desde ángulos extraños, hacia arriba, hacia abajo, desde ras de suelo, desde dentro de estructuras, etc. Aprende a corregir de manera selectiva la deformación de Ojo de Pez, y aprovecha esa deformación. Haz fotografía nocturna. Haz fotos urbanas de situaciones cotidianas en la calle sin que los fotografiados ni siquiera lleguen a intuir que pueden estar saliendo en tus fotos. Dispara desde muy, muy, muy cerca. Prueba a disparar algunas fotos desde la cadera, sobre todo en foto urbana, y tendrás una perspectiva particular. Haz fotos y fotos de arquitectura, desde dentro de edificios, de escaleras curiosas, de catedrales, de estaciones de metro, de ascensores, de grandes salas y monumentos imponentes. Prueba a hacer macros, centrando la atención en objetos situados a escasos 5 centímetros del objetivo y con una profundidad casi infinita. Haz retratos frikis. Haz fotos desde posiciones elevadas. Haz fotografías de escenas preparadas. Trata de hacer una foto que nunca antes hayas visto y creas que nunca nadie haya hecho. Tal vez la consigas.

Sin título, en Flickr
Sin título, de Gustavo Sanabria.
  • No te dejes corromper por el efecto Ojo de Pez. Sabes perfectamente que tus fotos, sean buenas o malas, despertarán admiración y muchos “¡Ooohhhh!”, “¡Halaaaa!”, “¿¡Cómo es posible esto!?” entre los que te rodean, y entre fotógrafos aficionados. Sé crítico contigo mismo. ¿Se admiran porque la foto sea buena o porque tienen un efecto óptico curioso al que no están acostumbrados y que no es mérito tuyo?. Con el Ojo de Pez se pueden hacer fotos vistosas y curiosas, y fotos que además de vistosas y curiosas sean buenas, con un sujeto interesante, bien compuestas, con una exposición y técnica correctas, que transmitan algo. Fotos que aunque no estuviesen hechas con Ojo de Pez o gran angular (Que también despierta admiraciones varias) podrían seguir siendo buenas. Busca esas fotos y olvida las primeras, porque si no, cuando los demás ya estén acostumbrados a ese efecto, no recibirás esa admiración previa, y entonces dirás “Bah, es que este Peleng es simplemente un juguetito, y ya me he cansado de él“. No te limites a hacer fotos que sean puro artificio. Busca fotos buenas, igual que las buscarías con cualquier otro objetivo.

Soccer in the garden, en Flickr
Soccer in the garden, de Christian Wiedel.
  • No envidies a tu Peleng. Al principio, tu Peleng se llevará todo el reconocimiento de tus fotos, y no tú. “¡Qué fotos más chulas hace ese objetivo!“, “Yo quiero ese objetivo para hacer fotos como esas“, será la tónica general de los comentarios que te hagan, mientras tú piensas que las fotos las haces tú, y te mueres por decirles “Qué comentarios tan chulos hace esa boca que tienes” o “Qué bien se expresa el teclado de tu ordenador“. Esto en parte lo irás superando conforme superes el punto anterior, y busques fotos que vayan más allá del simple artificio del Ojo de pez, pero te acompañará siempre. Es inevitable.

  • Disfruta. Tienes un Peleng. 🙂


Volver al Índice de la Guía Práctica del Peleng 8mm f3.5 fisheye