La Mosquitia: rostros, voces y lugares

Honduras, 2011 | 25 fotos

>> En colaboración con la Organización Panamericana de la Salud (WHO/PAHO) y la Escuela Andaluza de Salud.

En la Mosquitia, una de las provincias más pobres de Honduras, los Objetivos de Desarrollo del Milenio avanzan lentamente. Sólo un 36% de la población tiene acceso a fuentes de agua limpia y menos de un 20% tiene acceso a servicios de saneamiento básico. La falta de educación y oportunidades de empleo hace que muchos jóvenes se introduzcan en el tráfico de drogas, o acepten trabajos peligrosos, como el buceo para la pesca de langostas, que provoca numerosos casos de discapacidad y muertes. La tasa de mortalidad infantil, cercana al 30,6 por cada 1000 nacidos vivos, muestra una mejora lenta e insuficiente. Sólo un 20% de los partos entre 2005 y 2006 fueron atendidos por un profesional sanitario cualificado.

La malaria es endémica en toda la provincia, con grandes áreas de selva y pantano, un clima tropical húmedo y cálido, un alto índice de ruralidad, y un saneamiento e higiene deficientes. Una red local de voluntarios sanitarios bien coordinados trata de ofrecer diagnóstico gratuito y diagnóstico temprano a los enfermos. En cuanto al VIH/SIDA, la cuarta causa de muerte más frecuente, hay aún mucho por hacer. El estigma relacionado con la enfermedad, así como la promiscuidad, el comienzo temprano de relaciones sexuales, la falta de educación y la pobreza contribuyen a perpetuar un problema olvidado..

A pesar de las dificultades, desde los centros y puestos de salud, localizados por toda el área, se realizan visitas a todas las comunidades cada dos meses. Tras llegar a la comunidad y reunir a los vecinos, discuten asuntos de salud, vacunan a los niños según su calendario vacunal, reparten una solución clorada para potabilizar agua, ofrecen medicación para tratar la diarrea y los parásitos y distribuyen condones gratuitamente. Sólo hay un hospital público en la Mosquitia, pequeño y con equipamiento limitado, localizado en Puerto Lempira. Aunque oficialmente tiene 30 camas, a menudo hay hasta 80 pacientes hospitalizados..

Hoy, la Mosquitia, gracias al compromiso de muchas organizaciones y proyectos, como Brotes Nuevos (para la educación y la integración de niños en riesgo social), la Casa de Esperanza (para la mejora de la nutrición infantil) o el MIMAT (para la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres), y con el apoyo del Departamento Regional de Salud y las agencias de Naciones Unidas, ya ha subido un escalón en la escalera del desarrollo. Es por eso que, aunque los Objetivos de Desarrollo del Milenio están lejos de alcanzarse en 2015, es de gran importancia continuar avanzando en la dirección correcta.