Ramechhap: Tras el terremoto

Nepal, 2015 | 18 fotos | Ver en EL PAÍS Planeta Futuro

>> El 25 de abril de 2015 un terremoto de magnitud 7,8 sacudió Nepal. 8.790 personas murieron, 22.300 sufrieron daños y 5.6 millones requirieron atención médica. De los 14 distritos de Nepal, Ramechhap fue uno de los más afectados por el terremoto.

>> Según OCHA, tras el desastre, el 91% de la población de este distrito necesitaba asistencia. El impacto financiero se estimó en más de 1.000€ per cápita. Muchas familias, que habían perdido sus viviendas, requirieron asistencia inmediata de las autoridades y la acción humanitaria de la comunidad internacional.

>> Antes del terremoto, Nepal ya era uno de los diez países con más probabilidad de sufrir un desastre natural y el cuarto país más vulnerable al cambio climático. El terremoto contribuyó a exacerbar la situación de pobreza.

>> Nepal ha avanzado mucho hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Sin embargo, los desafíos son enormes, sobre todo para la población en zonas rurales cuyas fuentes de ingresos apenas son la ganadería y agricultura familiar, a pequeña escala.

>> En el distrito de Ramechhap, donde viven más de 200.000 personas, el 26% de la población vive en la pobreza, solo un 47% tiene electricidad, y el 35% no tiene letrinas.

>> Las duras condiciones de vida han empujado a más de medio millón de nepalíes a abandonar su país para buscar trabajo en el extranjero. Igualmente, una gran parte de la población activa de zonas rurales se ha ido desplazando a zonas urbanas. En Ramechhap, casi uno de cada cuatro varones adultos vive lejos de su hogar.

>> Este fenómeno migratorio también tiene consecuencias socio-económicas negativas en el propio país y en las familias de los emigrantes, que quedan atrás. En muchos casos, las mujeres quedan con los niños en casa de su familia política, a menudo lejos de su propia familia.

>> Allí, estas mujeres tienen poco que decir o decidir. Deben trabajar duro desde el amanecer hasta la noche y caminar largas distancias por caminos entre las montañas.

>> Muchas mujeres sufren violencia de género; tanto en los casos en que conviven con su familia política como cuando su marido regresa a casa.

>> La violencia de género no es un hecho aislado. Es más, es profundamente estructural. En el ranking mundial en igualdad de género, que incluye a 136 países, Nepal ocupa el puesto 112.

>> Un factor más que demuestra la enorme desigualdad de género existente en una zona rural como el distrito de Ramechhap es la tasa de alfabetización. Mientras que ésta alcanza el 72,6% entre los varones, apenas llega al 52,5% entre las mujeres. Una de cada cuatro niñas entre 5 y 25 años no acude o ha acudido a la escuela.

>> Según un estudio de la Universidad de Katmandú de 2013, la violencia de género supone uno de los mayores desafíos sociales, legales y sanitarios para Nepal en el siglo XXI. Tiene un serio impacto en la salud y el bienestar de las mujeres y es uno de los mayores enemigos de la equidad y la justicia social.

>> El suicidio constituye la principal causa de muerte en mujeres de 15 a 49 años en Nepal. Por motivos como éste, no se puede concebir una estrategia de acción humanitaria en emergencias sin la integración de la salud mental y el apoyo psicosocial.

>> La mortalidad materna en Ramechhap también es superior a la media del país. Menos de un tercio de los partos son atendidos por personal sanitario cualificado y no existen infraestructuras ni medios suficientes para garantizar servicios básicos de salud sexual y reproductiva.

>> Las grandes distancias entre los puestos de salud y la población también suponen un reto adicional para los servicios de salud. Menos del 60% de las mujeres embarazadas realizan alguna consulta durante el embarazo, y apenas una de cada tres reciben atención post-parto en las primeras 24 horas tras dar a luz.

>> Para el inicio de 2016, importantes actores humanitarios abandonarán el distrito de Ramechhap, que solamente constituyó una prioridad para la comunidad internacional debido al terremoto.

>> Médicos del Mundo inició una intervención de acción humanitaria en Ramechhap de seis meses tras al terremoto, incluyendo actividades de salud mental y apoyo psicosocial, reconstrucción del hospital de Ramechhap, acompañamiento formativo al personal sanitario y apoyo en promoción de salud con mujeres voluntarias de la comunidad.

>> El trabajo no puede detenerse sin más y debería continuar al menos durante 2016 y 2017, para al menos garantizar la recuperación del sistema local y los servicios de salud mental y salud sexual y reproductiva en las aldeas más remotas, donde ninguna otra ONG interviene.