Violencia en Camerún

Desde finales de Febrero se han repetido en Camerún manifestaciones y protestas en contra del gobierno, violentamente reprimidas por las fuerzas locales de seguridad. ¿Los motivos principales? La subida de precios de combustibles y alimentos, y las intenciones manifestadas por el presidente Paul Biya de enmendar la constitución camerunesa para poder prolongar su mandato.

Pongámonos en contexto… Camerún es un país empobrecido, altamente corrupto, poblado por más de 100 etnias diferentes, con algunos núcleos urbanos grandes (Como Yaoundé -la capital-, Douala -la ciudad portuaria eje de la economía nacional-, Bafoussam -en la zona francófona- o Bamenda -capital de la región anglófona del Oeste-) y una gran población rural. Camerún lleva 25 años gobernado por una misma persona, Paul Biya, elegido en 1982 y reelegido democráticamente en numerosas ocasiones bajo grandes acusaciones de fraude electoral y corrupción por parte de la oposición y gran parte de la opinión pública. Biya disfruta de poder para hacer y deshacer a su antojo en un país en que a la oposición apenas se le deja hablar, y en que ninguno de los poderes políticos nacionales se atreve a contradecir ninguna orden o voluntad presidencial. Él mismo prolongó el mandato presidencial hasta los 7 años, y desde 1996 una ley impide que una misma persona pueda permanecer en el poder más de dos legislaturas. Paul Biya comenzó su último mandato el 11 de Octubre de 2004 y lo terminará en 2011. (Aprovecho para decir que yo pasé en Camerún el verano de 2004 y vi como la información apenas llegaba a ciertos núcleos rurales, como líderes de la oposición murieron asesinados durante la campaña, o como el partido político presidencial, el Movimiento Democrático del Pueblo Camerunés hacia una campaña caciquil repartiendo comida en las regiones más pobres.) Ahora Biya propone enmendar la constitución de modo que pueda permanecer en el gobierno más legislaturas.

La subida en el precio de los alimentos y combustibles ha sido la gota que ha colmado el vaso y que ha movilizado a los ciudadanos a salir a la calle y protestar contra el gobierno. En algunos lugares las protestas han sido violentas y han sido reprimidas con aún más violencia. Algunas fuentes informativas hablan de más de 40 muertes y numerosos heridos. En lugares como Bamenda, principal núcleo urbano de la provincia del Oeste, anglófona, y largamente marginada por el gobierno, las protestas han sido muy intensas. Sin embargo, como Inma y Alberto comentan (dos laicos escolapios que han viajado a Bamenda), algunos actos egoístas e irresponsables empañan el valor de la voz del pueblo.

Los ánimos comienzan a calmarse, pero viendo como las medidas del presidente Paul Biya no van más allá de la represión y de parches oportunistas para silenciar a la población (Como una promesa del aumento de los sueldos), uno no sabe como va a acabar la cosa en un país que ha sido tradicionalmente pacífico.

Si quieres saber más, algunas propuestas:
– Inma y Alberto hablan en su blog del modo en que uno se entera de las noticias desde allí: “Algo está pasando”.
– En Global Voices en Español hacen un análisis más detallado del tema, incluyendo comentarios y opiniones de cameruneses residentes dentro y fuera del país.
– Diferentes medios de comunicación comentan como Biya sugirió en Enero ampliar su mandato, como comenzaron las protestas, y como han discurrido, como ha respondido Paul Biya, el anuncio de subida de salarios, así como un balance general que incluye las medidas que se están tomando para bajar los precios de los alimentos y combustibles.